fbpx

La importancia del calentamiento antes de entrenar

El calentamiento o estiramiento de los músculos es imprescindible para realizar cualquier ejercicio físico. Tiene que ser simple pero bien hecho y así prevenimos esguinces, torceduras, que nos pueden provocar lesiones y graves fracturas. Incluso sin la práctica de ejercicio, incorporar una rutina de estiramientos en tu vida diaria es conveniente para tu salud y el buen funcionamiento de tu cuerpo. El calentamiento relaja los músculos y aumenta el flujo sanguíneo junto con los nutrientes en los cartílagos y los músculos. 

¿Por qué es bueno calentar?

Una de las principales razones por la cual es importante calentar es porque es bueno para el corazón. Calentar protege tu corazón y le permite aumentar el ritmo gradualmente. Sin un calentamiento previo, el shock y el estrés al que se somete el sistema cardiovascular puede causar daños leves si se realiza repetidamente a largo plazo.

¿Cómo debe ser un buen calentamiento?

Calentar tiene que ser rápido y relativamente sencillo. No es necesario cansarse antes de realizar el ejercicio. Los ejercicios tienen que ser dinámicos, donde se tiene que adoptar una posición de estiramiento, empujar un poco donde exista algún tipo de tensión y mantener la posición durante unos 3 segundos y repetirlo entre 5 y 10 veces.

Disminuye el riesgo de sufrir lesiones

Esto se debe porque al aumentar progresivamente la temperatura corporal se reduce potencialmente las lesiones musculares porque permite al músculo adaptarse al movimiento y esfuerzo general del cuerpo.

Reduce el dolor

Cuanto más largo sea el entrenamiento, más fatiga en el cuerpo. El calentamiento relaja los músculos y tendones, lo cual alivia el desgaste muscular porque aumenta el flujo sanguíneo. El estiramiento antes y después de hacer ejercicio da al músculo un tiempo de recuperación para aliviar el dolor.

Mejora la flexibilidad

Otro beneficio es que se incrementa la elasticidad de los músculos. El estiramiento dentro del calentamiento disminuye la viscosidad muscular. Los ejercicios enfocados en mejorar la flexibilidad del músculo pueden mejorar el rendimiento físico en general.

Aumenta la resistencia del músculo

El calentamiento aumenta la oxigenación del cuerpo. Los ejercicios previos ayudan a descomponer el complejo químico del oxígeno permitiendo que el nivel del elemento en la sangre aumente y por tanto el músculo al recibir mayores cantidades mejora su rendimiento.

Te recomendamos hacer calentamiento siempre que vayas a entrenar. Si ya lo haces ¡Felicidades! Pero si no, verás cómo notas la diferencia.