fbpx

Las precauciones para hacer deporte en época de frío

Ahora sí que podemos decir que ha llegado el invierno, el frío, la lluvia y las primera heladas asoman por todo el país, animándonos a abrigarnos más o a no salir de casa. Para muchos puede ser un impedimento a la hora de hacer ejercicio al aire libre. Sin embargo si se conocen los riesgos y hacer deporte en época de frío se ponen en práctica las precauciones necesarias es tan buen momento, como cualquier otro para realizar el deporte que más te gusta.

Las ventajas

En esta época las contracturas y dolores musculares son más habituales en invierno debido a que el frío contrae los músculos. Al mismo tiempo las bajas temperaturas elevan la presión y el ritmo cardíaco y las enfermedades reumáticas ya diagnosticadas se ven acentuadas.

Los expertos recuerdan que mantener una actividad física continua y moderada fortalece el cuerpo y potencia un mejor estado de salud para enfrentar las bajas temperaturas. No obstante, a pesar de sus múltiples beneficios para el sistema respiratorio, locomotor e inmunológico, el deporte en invierno supone un mayor nivel de estrés. Si escogemos practicar ejercicio al aire libre debemos prestar atención a una serie de recomendaciones.

Mayores defensas

A pesar de la realidad que supone el aumento de las enfermedades respiratorias e infecciosas en invierno, practicar deporte a bajas temperaturas es una excelente herramienta para reforzar el sistema inmunológico. El sistema inmune, responsable de la defensa de nuestro organismo, ve aumentado el número de leucocitos, células responsables de combatir los agentes patógenos de los virus.

Energía

La liberación de endorfinas y diversas hormonas cuando se practica deporte fomenta una mayor sensación de bienestar. Creamos así un perfecto aliado contra los estados de depresión y abatimiento que se pueden experimentar durante el invierno a causa del frío y la reducción de las horas de sol. Gracias a este mecanismo, practicar ejercicio, nos recargará los ánimos para enfrentar un nuevo día de invierno.

Mejor fondo físico.

No sólo se ve reforzado el sistema inmune, nos hacemos más fuertes. Nuestro fondo físico se ve mejorado. Al añadir al entrenamiento condiciones adversas obligamos al cuerpo a adaptarse a una nueva situación. A afrontar unos cambios con los que no está acostumbrado a trabajar. Entre las funciones que se ven mejoradas se encuentran la capacidad cardiaca, la capacidad pulmonar, aumentan los litros totales de sangre.

Se queman más calorías.

A todos los beneficios anteriores se suma que la actividad física resultará mucho más provechosa al ampliarse el gasto energético. Las calorías destruidas por la acción de la contracción de los músculos no son las únicas, ya que el cuerpo se ve obligado a trasformar energía en calor. Mantener el cuerpo caliente y alejado de la hipotermia supone un gasto calórico añadido que se verá traducido en mayores progresos en nuestra curva de entrenamiento.

Las precauciones para hacer deporte en época de frío

 Cuidado con la hipotermia.

Recuerda que el principal riesgo de hacer deporte en época de frío es la hipotermia. Hablamos de hipotermia cuando la temperatura corporal se desploma por debajo de los 36ºC. Esto puede estar provocado por una exposición prolongada al frío o porque el exceso de ejercicio impida al cuerpo compensar la diferencia de temperatura con el exterior. Debemos estar atentos a síntomas como mareos, falta de coordinación o problemas al hablar para restituir el cuerpo a una temperatura normal antes de sufrir peores consecuencias.

Si no estas acostumbrado mejor dentro del gimnasio.

Si se trata de la primera vez que practicamos ejercicio con una asiduidad diaria, lo mejor es escoger actividades de interior. Unas temperaturas demasiado bajas pueden resultar demasiado duras para quienes empiezan a adquirir una rutina de entrenamiento. La recomendación de los profesionales se centra en dejar el deporte outdoor para quienes tienen experiencia previa y una buena progresión en su entrenamiento.

Dos capas de ropa mejor que cinco.

En cuanto a la vestimenta, la opción de colocarnos demasiada ropa no es la más adecuada ya que nos puede molestar una vez hayamos calentado. El experto aconseja emplear tejido sintético, especialmente en la primera capa. Sobre esta la mejor opción es colocar lana o forro polar, pero no algodón.

Para los no iniciados, el algodón absorbe muy fácilmente la humedad. Esto se traduce en tejidos empapados en sudor que, al enfriarse, reducen el calor corporal dándonos una mayor sensación de frío y malestar.

Hidratación continua.

Aunque la tendencia es relacionar la importancia de la hidratación con el calor, también es muy importante mantenerse bien hidratado en invierno. El esfuerzo extra genera una importante pérdida de agua que se debe compensar para evitar la aparición de la fatiga y la reducción del rendimiento.

El deporte en época de frío no debe parar. Esperamos que te sirvan nuestros consejos para que lo puedas lograr.